domingo, 12 de noviembre de 2017

Madrigales

El madrigal, como género cancioneril (antes lo había sido poético) aparece en la década de 1520 en Italia como una respuesta a la necesidad de musicar los versos del poeta del siglo XIV Petrarca y de sus imitadores, como Tasso, Ariosto o Miguel Ángel, entre otros.

La inmensa popularidad de adquirió el Cancionero de este poeta en la primera mitad del siglo XVI obligó a los músicos a inventar un estilo de canción que pudiese transmitir la profunda pasión amorosa que emana de dicha obra. El resultado fue el madrigal, una forma musical compuesta para ser cantada por varias voces – entre tres y siete -, en principio sin acompañamiento, aunque en caso de faltar alguna de las voces ésta podía ser sustituida por un laúd. Así, el madrigal está relacionado con el nacimiento de la polifonía.
(Fuente: músicaantigua.com)

La cantante y compositora italiana Barbara Strozzi (1619-1677) es una de las figuras más interesantes de la música del siglo XVII italiano. Nace en Venecia el 6 de agosto de 1619. Strozzi contribuirá, en su calidad de libretista, al desarrollo de la ópera veneciana y sus textos serán musicados, entre otros, por Monteverdi, Sacrati o Manelli.

El canon de la música clásica occidental es parco en mujeres. Cuando estas aparecen, sin embargo, su obra lleva el sello inconfundible de las adelantadas a su tiempo. Adelantadas no solo como mujeres que se dedican profesionalmente a la música (entre otras actividades), sino como compositoras que introducen novedades estilísticas y que, en palabras de un amigo, suenan sorprendentemente actuales. Supongo que esa actualidad emana de la mirada personalísima con que aquellas precursoras se enfrentaron a sus contemporáneos, al tener que relacionarse en ambientes donde su presencia resultaba algo extraordinario, y me atrevo a suponer no que no era siempre bienvenida.

Por otra parte, al calificarlas de "actuales", quizá se estuviera refiriendo al hecho de que la obra de estas mujeres trasciende el tono preceptivo de las modas de la época, para situarse ya en claves románticas o postrománticas. Quiere esto decir que viajan en el tiempo más allá de las convenciones que les fueron contemporáneas en lo que a expresión de sentimientos se refiere. Dicho de otra manera, consiguieron hacer de la expresión de sentimientos algo propio, con un toque significativamente distinto al de sus compañeros hombres. Me pregunto, por ejemplo, cómo se relaciona una, siendo mujer, con los tópicos literarios del amor cortés. Qué sucede, a nivel artístico, cuando se está del otro lado de la donna angelicatta, de la amante fría y distante que maneja a su antojo el corazón del poeta, o del otro lado del reproche permanente que se le dirige a quien, por otra parte, se le considera poco más que un bello objeto al servicio de las fantasías del poeta correspondiente.

Esto, más o menos, es lo que puede suceder:





miércoles, 8 de noviembre de 2017

Rilke, la que liaste.

¿Cómo habré de retener mi alma
 para que no toque la tuya?
 ¿Quién querría hacerle eso?
¿Nació acaso la libertad para vetársela a las almas?
¿Son los otros la frontera de mi alma? ¿Desde cuándo?
¿Cómo habré de encaminarla
por encima de ti hacia otras cosas?
Que ella misma se encamine, mientras vuela
Ah, bien preferiría someterla a algo lejano,
¿como una cárcel de amor?
perdido en la tiniebla, en un paraje extraño, sosegado,
¿como un taxi a las seis de la mañana?
que no se estremeciese cuando tus entrañas se estremecen.
Pues va a tener razón Platón, que a un alma una diarrea tampoco le quita el sueño
Sin embargo, todo lo que nos toca a ti y a mí,
excepto la lotería
nos une como un arco de violín
o de flechas
que de dos cuerdas saca una única voz
(con lo que embriaga la polifonía)
¿En qué instrumento los dos estamos tensos?
¿Qué músico nos tiene entre sus manos?
¿Si la música es un alma inaprensible?


¡Oh, dulcísimo sueño!
 Holderlin, amigo, no nos quieren.













sábado, 4 de noviembre de 2017

calma

agua de rosas cualquier mañana
cara limpia y alma clara
mantas de lana
sabana al alba
lágrimas blancas
sarabanda lenta
luna llena
planta alta
calma llana
tela bordada
canción de cuna
soledad sana

auto de duda

¿ y si nunca estuviste?

¿y si te soñé solamente en una noche de cuatro años?


entre la realidad y yo siempre hay espacios en blanco
una se acostumbra a cualquier sombra
pudiendo ejercer la delicadeza
como espolvorear magia en la sopa

entre el amor y nosotros solía haber delirio
no sé hacerlo de otra forma
es demasiado importante
para apretarlo con corduras

es demasiado inconstante
para tomármelo en serio
demasiado tonto
para merecer tantos esfuerzos
me duele todo
el auto de duda

lo radical es cuidarnos
leña verde é todo fume





sabana

contra la miopía,
horizontes

contra el miedo,
poemas

contra el futuro,
alegría

gato con bata

cántame bajito
como si supieras
quiébrate la voz
y tócame toda

llévame las fantasías de paseo
suéltame otra vez el pelo
despiértame pronto

dime que no me quieres
recuerda mi nombre
olvídame entera
dame treguas
de siete leguas

viajes al anterior

encontré un alma
en el suelo

sin tiempo
ni argumentos
allí sola

pidiendo 
llorar a la carta
las ausencias
de ella misma

¿qué más quieres?
¿quieres más?